logo

Temás de interés para el consumidor >> Cláusulas abusivas

Son las estipulaciones no negociadas individualmente y prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causan, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se derivan del contrato.

El carácter abusivo de una cláusula se aprecia teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato y considerando todas las circunstancias presentes en el momento de su celebración, así como el resto de cláusulas del contrato u otras de las que dependa el mismo.

Son abusivas las cláusulas que:

Vinculan el contrato a la voluntad del empresario. Limitan los derechos del consumidor y usuario.

  • Determinan la falta de reciprocidad en el contrato.

  • Imponen al consumidor y usuario garantías desproporcionadas o le impongan indebidamente la carga de la prueba

  • Resultan desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato.

  • Contravienen las reglas sobre competencia y derecho aplicable

Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se considerarán no puestas:

Si una parte del contrato se ha negociado individualmente no queda excluida la aplicación de las normas sobre cláusulas abusivas en el resto del contrato.

El empresario, si afirma que una cláusula ha sido negociada individualmente, debe demostrarlo.

Cuando las cláusulas subsistentes determinan una situación no equitativa que no pueda ser corregida, el juez podrá declarar la ineficacia del contrato.

Los Notarios y los Registradores de la Propiedad y Mercantiles no autorizarán ni inscribirán aquellos contratos o negocios jurídicos en los que se pretenda la inclusión de cláusulas declaradas nulas por abusivas en sentencia inscrita en el Registro de Condiciones Generales de la Contratación.

Algunos ejemplos de cláusulas abusivas

  • Cláusula según la cual "el prestador de un servicio se exonera de responsabilidad si el contrato no se cumple o se cumple deficientemente por causas técnicas o de fuerza mayor", cuando por el contrario el consumidor si se obliga a cumplirlo en cualquier circunstancia.

  • Estipulación del precio en el momento de la entrega del bien o servicio o la facultad del profesional para aumentar el precio final sobre el convenido. "el precio final podrá variar si los fabricantes han variado el precio, aceptando el comprador expresamente en este momento la variación del precio".

  • La que se reserva a favor del profesional la facultad de interpretar el contrato o modificarlo unilateralmente. En la compra de una vivienda, "el promotor entregará la vivienda al comprador en el plazo de 16 meses, salvo que surjan imprevistos en la finalización de las obras".

  • Cláusulas ambiguas que deja abierta cualquier interpretación en beneficio del profesional o que haga alusión a lo dispuesto en algún texto o documento el cual no se proporciona al consumidor.

  • La exclusión o limitación de forma inadecuada de los derechos legales del consumidor por imposición de renuncias. En un contrato de compraventa de un vehículo "la eficacia de la garantía quedará supeditada a la previa aceptación de la fábrica de la existencia de defectos o "la entrega del vehículo es a entera satisfacción del comprador renunciado a cualquier futura reclamación".

Finalmente, lea detenidamente todas las condiciones del contrato antes de firmar. Si una vez firmado tenemos el convencimiento de que hay alguna que otra cláusula abusiva que nos perjudica como consumidores, no se preocupe, la cláusula en cuestión no tiene validez y se considera nula. Deberá acudir a los tribunales que será en última instancia los que declaren que la cláusula es abusiva y por tanto no tiene validez.

© 2021 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías